Truco de magia

A veces, cuando introduzco la llave en la cerradura, cierro los ojos y, como quien espera el desenlace de un complicado truco de magia, imagino que estás en el sofá, con esas gafas tan horribles que te compraste. Con una cerveza. Escondiéndome –tú siempre me escondes esas cosas–, que te has fumado un cigarro aunque ...