Uno empuja al otro

Ayer me crucé con Jonathan Franzen y no me emocioné. (¿Puedo tocarte, Jonathan? ¿Qué se siente al ser el gran novelista americano?) También le podía haber rogado encarecidamente que intentara escribir libros que tuvieran menos de 700 páginas o que al menos lo hiciera en dos tomos porque si no, nunca estaba al día. Pero no se lo ...

Solos en la pista

  Jugué a tenis durante algunos años. Iba a clase dos veces por semana después del colegio. Con el tiempo llegaron los campeonatos, pero en ese momento dejé de jugar. El tenis era un deporte muy exigente y había que ser muy perseverante. Entonces empecé con el fútbol; ahí la responsabilidad era siempre compartida. No había tantos momentos de soledad ...