December 23, 2020 at 10:49AM

23 de diciembre.
En primer lugar está ese poema maravilloso de Sandra Cisneros. Se llama ‘One last poem for Richard’ y empieza así: «24 de diciembre y aquí seguimos». Cada año lo rescato por estas fechas porque son tiempos en los que, como le ocurre a Sandra Cisneros, uno echa la vista atrás. Las efemérides existen también para recordar, para comparar: un año con el otro, ese verano y el de hace dos, tu cumpleaños y el mío. El poema habla, como su propio título avanza, del último poema que ella (sea quien sea) le escribe a Richard, su ya expareja. Y uno intuye, por cómo se desarrolla el poema, que aquella no ha sido una relación especialmente memorable sino que ha estado llena de desencantos y altibajos. Aunque de ternura también. Y cito aquí mi verso favorito: «There should be stars for great wars/like ours. There ought to be awards and plenty of champagne for the survivors», que en mi traducción de pacotilla quiere decir: « Debería haber estrellas para grandes guerras/como la nuestra. Debería haber premios y mucho champán para los supervivientes».

23 de diciembre.
Así siento que llegamos a estas navidades extrañas: deseosos de que nos den alguna recompensa, un poco de champán para sentir que lo hemos logrado, aunque no nos atrevamos a mirar qué hay detrás de la puerta del nuevo año.

Pero lo más importante: que mañana es 24 y después 25.
Feliz Navidad, feliz lo que sea que se acerca. Tiempo también para echar la vista atrás y pensar en los que no están, en los que hemos perdido en estos tiempos difíciles.

Otra cosa:
Quería encontrar una foto navideña, pero tal y como está el año la cambio por esto que he visto esta mañana. «Acceso privado (un mago nunca revela sus trucos)». No sé qué se escondía tras la puerta, en realidad podría haber girado la llave pero he preferido quedarme con la incógnita. «Seguro que habrá algo bueno», me he dicho de repente, convencida de que cuando menos te lo esperas, cuando ya lo dabas por perdido, ocurre algo. En deporte creo que le llaman los minutos basura, tiempo de descuento. Me he sorprendido a mí misma con este brote de optimismo, pero me ha parecido una imagen fantástica para empezar a despedir el año.

Ver en Instagram

Aun no hay comentarios.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *