December 20, 2020 at 11:29AM

Volvíamos a casa por esa Rambla de Catalunya increíblemente engalanada. Habíamos salido a buscar regalos pero ninguna de las dos se había fijado realmente en las chaquetas, los gruesos jerséis de angora, los sombreros sofisticados. Entre prenda y prenda una le había ido soltando a la otra: «esto sí que no me lo esperaba», o un «¿pero y esto de dónde sale ahora?», o esa eterna constatación: «cuando menos te lo esperas vuelves a la adolescencia». Nos habíamos reído porque por algo nos conocemos desde que tenemos doce años, y cuando nos despedimos nos embargó esa misma sensación: seguíamos jugando al juego de las sillas. Dejaba de sonar la música y nos abalanzábamos sobre la última que quedaba con esa sensación de llegar por los pelos y preguntándote si era eso lo que querías.

*

La escritora Margaret Atwood resume esta problemática en una frase: «Otra creencia mía; que todo el mundo de mi edad es un adulto, mientras que yo voy simplemente disfrazado».

*

En un capítulo de ‘Better things’, Max, la hija mayor de Sam, el personaje interpretado por Pamela Adlon, está desanimada porque ha cumplido dieciséis años y ha desaprovechado la oportunidad de entrar en las mejores universidades. Al borde del llanto, Max se arrepiente de no haber sabido antes lo que quería. No sabe aún que por mucho que corras, la vida va siempre un paso por delante. Que uno anda rezagado, haciendo lo que puede y, sobre todo, aparentando que sabe lo que está haciendo. Al final del capítulo, Sam lleva a su hija a probarse ropa “de mayor”. Acostumbrada a ir en vaqueros y enfundada ahora en un traje chaqueta, la imagen que el espejo le devuelve a Max es la de una mujer más encaminada en la vida. Madre e hija ríen frente al espejo entregándose a una simple verdad: el truco no es saber si no que parezca que sabes. Crecer no es garantía de nada.

*

No se lo dije a mi amiga, por eso lo escribo ahora: nadie es adulto, no del todo. Todos vamos disfrazados y a veces llega una ráfaga de viento y alguien te descubre la peluca. Tampoco le dije esta obviedad: el verdadero viaje no es geográfico. Pero eso es algo que probablemente todos sabíais menos yo.

Ver en Instagram

Aun no hay comentarios.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *