December 13, 2020 at 04:57PM

Fue mucho tiempo atrás. Salimos del cine después de ver una comedia romántica que le había impuesto a mi pobre padre y llegamos andando hasta el bar donde servían nuestras patatas bravas favoritas. Recuerdo aún la esquina donde le planteé aquella pregunta tan mía, sobre todo en mi adolescencia. Le pregunté qué haría en la hipotética situación de que, de repente, caminando por la calle, se cruzara con una mujer y, al verla, comprendiera que era el amor de su vida. Imagino que la pregunta debió de ser consecuencia directa de la peli que hubiéramos visto, pero lo cierto es que mi padre, fiel siempre al comando anti-drama y súper pragmático de la vida, me miró apesadumbrado y me dijo: «Ni idea, Laura. Pero pagaría todo lo que tengo para que eso no suceda nunca». Luego nos comimos las patatas bravas y no volvimos a hablar del asunto, y por supuesto no le dije que no había entendido las razones de su respuesta.

*

Leía a mi admirada Guadalupe Nettel en ‘La hija única’ y me encontré con esta frase: «¿Quién no se ha sumergido en un amor abismal a sabiendas de que no tiene futuro, aferrado a una esperanza endeble como una brizna de hierba? Pourquoi durer est-il mieux que brûler?, se preguntaba escéptico Roland Barthes. El amor y el sentido común no son siempre compatibles»

*

Cuántas películas y cuánta buena literatura han dado esos amores abismales pero tan poco adaptables a la rutina. Sospecho que lo que mi padre me respondió tenía que ver en última instancia con lo que plantea Barthes: esto de si es mejor durar que arder. Y me temo que él tenía una buena respuesta pero yo aún no. Parte de mí sigue en esa esquina de sus trece años, a punto de comerse unas patatas bravas con su padre, sopesando esto de si hay que sacrificar el fuego para quedar viviendo en las brasas. O peor: en las cenizas. Pensaba ayer, mientras regresaba a casa, que lo único que deseo es que si algún día tengo una hija y la llevo a comer patatas bravas un viernes de sus trece años no me haga la misma pregunta. Tendría que mentirle y decirle lo mismo que mi padre.

Ver en Instagram

Aun no hay comentarios.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *