November 29, 2020 at 09:53AM

Las canciones de Love of lesbian me cuentan siempre la historia de mis fracasos sentimentales más estrepitosos. El viernes subía andando a casa por Rambla Catalunya y revisitaba aquellos dos álbumes: ‘1999’ y ‘La noche eterna’. Llovía y tenía que ir deteniénome porque el paraguas se me daba la vuelta gracias a las ráfagas de viento. Era black friday, o eso decían las tiendas, y me puse la nueva canción de Love of Lesbian, ‘Cosmos’, y un verso decía «Hay veces que una canción que habla de ti/ Le gusta a todo el mundo menos a mí». Lo reconocí como el estribillo que, en otras épocas, me hubiera hecho pensar en X, Y, Z, pero esta vez no me hizo pensar en nadie en particular y no pude entregarme a la nostalgia de un viernes lluvioso. Hacerse mayor debe ser eso, me dije, quedarte sin tus fantasmas.
Supongo que es ese viejo debate de las canciones de música pop y la tristeza de ‘Alta fidelidad’: «¿Escuchaba música pop porque estaba deprimido, o estaba deprimido porque escuchaba música pop?».
Hubo un tipo, el Dr. Jacob Jolij de la Universidad de Groningen, que consiguió elaborar un top 10 de las canciones que mejor nos hacen sentir basándose en una fórmula matemática que él mismo diseñó. La ecuación evalúa la canción que nos hace sentir bien según su letra, su tempo en golpes por minuto y su clave. El autor del estudio la aplicó a 126 canciones y comparó los datos que obtuvo con las opiniones de los sujetos participantes en una encuesta que se llevó a cabo en el Reino Unido. Quiero decir: hay maneras de hacer canciones motivadoras y otras muchas otras de hundir tu estado emocional. Y todo eso está estudiado.
Al llegar a casa, sin paraguas porque se había roto y con la ropa completamente calada, volví de nuevo al estribillo de ‘Cosmos’. Pensé en X, Y, Z y suspiré aliviada. Que sensación tan ligera. Encendí las luces de la cocina aún empapada pero misteriosamente feliz, incluso tranquila, como si me hubiera quitado un peso de encima. Suspiré. Seguía siendo yo. No me había hecho tan mayor. Aún no. Qué sería de nosotros sin nuestros fantasmas en los días de lluvia.

Ver en Instagram

Aun no hay comentarios.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *