November 05, 2020 at 09:31AM

No lo digo yo, lo dice el cartel. Hay que bailar por varias razones.

1.Porque la película de terror no era ‘El Exorcista’, sino que años después entiendo que era ‘Atrapado en el tiempo’. Por mucho que lo intente, Bill Murray se despierta y siempre es el día de la marmota. A mí me ocurre cada mañana: apago el despertador, leo las noticias y me cubro con la sábana de nuevo. Sigue siendo 2020.

2.Por la canción de Rigoberta Bandini que dice una gran verdad, que ‘In Spain we call it soledad’

3.Para llegar al final del día.

4.Por aquel verso de Louise Glück: «miramos al mundo una sola vez, en la infancia. El resto es memoria», y ayer observé cómo un padre, a la salida del colegio, subía a su hijo de cuatro años en el sillín de la bici. El niño, con cara de velocidad, convencido de que la conducía él, le dijo «papá, pero que si no te apartas, no despega»

5.Porque hay muchos que ya no pueden bailar y se lo debemos.

6.Para atravesar el año.

7.Por aquella escultura de Juan Muñoz, ‘Una habitación donde siempre llueve’, a la que siempre hay que volver. Porque descubres, de repente, algo nuevo que te emociona, como Chiharu Shiota y aquel espacio abstracto, una inmensa red roja en la que imaginas nadando.

8.Por lo que decía Marta Pesarrodona: «El amor multiplica, quieres a quien te quiere». Y lo contrario debería ser igual de cierto, aunque a veces no.

9.Por las ensaimadas rellenas, el vino blanco, las palabras que te alegran el día cuando ya lo dabas por perdido, los tiovivos, los abrigos rojos, las microgeografías en un adoquín, por las croquetas, porque existe mañana e incluso aquello tan difuso a lo que llamamos futuro.

10.Hay que bailar. Aunque no sepas. No lo digo yo, lo dice el cartel.

Ver en Instagram

Aun no hay comentarios.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *