April 05, 2020 at 10:16AM

Me decía el otro día una amiga que en estos tiempos raros, en el transcurso de un día puede pasar una vida entera: «No es que tengas un buen o mal día. Te puedes levantar bien, al ratito no estarlo tanto, de repente ponerte a reír y pensar que ya pasó, y que al cabo de un par de horas más caigas en la más absoluta melancolía. En un día caben muchas cosas, quizás demasiadas». Así que cuando ahora nos preguntan «¿qué tal estás?», en vez de responder el típico «todo bien» podríamos decir: «Bueno, ¿a qué franja horaria te refieres?
*
La emoción de bajar a tirar la basura o a comprar el pan. Ahora todos sabemos qué es eso. Nos fijamos en absolutamente todos los detalles de los 30 metros que nos separan del contenedor de plástico. Y sin embargo, yo nunca me había fijado en que vivo al lado de un comercio, sea el que sea, que se llama Mars. Recordé entonces aquellos versos de Luis Alberto de Cuenca que en una época tanto cité: «Viajar a Marte/ o al cuarto de la plancha./Pero contigo»
*
Hay una escena de esa película maravillosa que es ‘Un tranvía llamado deseo’ en la que Blanche du Bois le dice a Mitch: «Yo no quiero realismo. Yo quiero magia». Ay, Blanche, pensaba ayer. A ti no te ha tocado vivir una pandemia.
*
Yo a estos días también les pido magia. Pero tampoco me hace falta tanta. En realidad, con saber que vivo al lado de Marte, aunque me pase más tiempo encerrada en el cuarto de la plancha, me vale.

#barcelona #mars #marte #eliakazan #cine #literatura #gracia #poesia #luisalbertodecuenca #amor #diasraros #ifyouleave #untranviallamadodeseo

Ver en Instagram

Aun no hay comentarios.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *