January 29, 2020 at 09:34AM

Esto ocurre un día cualquiera: llega el autobús a la parada. Lo veo desde el otro lado de la calle. Es el 24, tengo que cogerlo. Pero no corro. Ahora ya no hay prisa. Mejor perderlo sabiendo que lo vas a perder. De lo contrario, de intentarlo, llegas corriendo a la parada y el autobús se te escapa igualmente.
Al final, lo que ocurre es que lo pierdes por no correr, pero te dices, convencida, que al menos no has hecho el ridículo porque no hay nada más ridículo que correr y que te cierren las puertas en tu cara. O sí: hay otra cosa aún más ridícula, pero eso ya lo he dicho unas líneas más arriba.
*
En los días conocidos como malos días o, más vulgarmente, como días de mierda, todo se atropella, todo se revierte sin control y sin que tú puedas hacer nada. «¿Cómo hemos llegado hasta aquí?», te preguntas consternada. Pero shit happens, que vaticinaba el karma y en eso pensaba ayer cuando entré en casa de mi madre y, en la entrada, en la salita contigua, donde se encuentran los buzones, oí trajinar a alguien. Me encontré a un chaval perdido. Se llamaba Chema y tenía síndrome de Down. Buscaba a una tal Agnès de una Asociación de la que yo no había escuchado hablar o, al menos, estaba segura que no tenía sede en la escalera de mi madre. «¿Tienes prisa?, todo el mundo tiene prisa», me dijo ahí frente a los buzones. Como teníamos prisa, ni Chema ni yo, porque ya me vio la cara de los malos días, terminamos sentados en el cuartito de la portera llamando a toda la agenda de contactos que pertenecían a la Fundación. No hubo manera de que nadie nos cogiera el teléfono. Así que llamamos a su madre, que me pidió si podía acompañarlo a la parada de autobús de la Plaza Molina.
*
Justo cuando cruzábamos hacia la plaza, Chema vio que llegaba el autobús, el suyo. Lo divisó de lejos y empezó a andar mucho más rápido. «Corre que se irá», me advirtió. Yo pensé para mis adentros: «si se va a ir igualmente y además haremos el ridículo cuando lleguemos y justo arranque». Pero estaba equivocada. El autobús nos esperó. Suelen esperar a los que corren.

#barcelona #shithappens #instagramstories #somewheremagazine #ifyouleave #autobus #literatura #relatoscortos
Ver en Instagram

Aun no hay comentarios.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *