January 03, 2020 at 10:12AM

Si queréis poner a prueba una relación, os recomiendo encarecidamente que viajéis a Chisinau, Odessa o Tiráspol. La ausencia absoluta de hospitalidad por parte de los locales, el frío, el desconocimiento del concepto «ocio» o «alfabeto latino» hacen de la estancia por estos lares una especie de carrera de obstáculos en contra del tedio que termina en tedio. Al final del día, o sea, a las 5 de la tarde, cuando se pone el sol, simplemente llegas al hotel y te dices: al menos buscaré un buen sitio para cenar. Ajá. En realidad, seguro que lo es, un buen sitio, y que se come estupendamente. Si solo entendieras lo que dice el menú, ¿verdad?

Ayer, cansadas, llegamos por fin al restaurante. Nos miraron mal, pero a eso una se acostumbra. Se nos acercó la camarera y nos habló en moldavo. Al ver que no había manera, malhumorada, dijo: «chicken, open». Le dije que qué bien que la cocina estuviera abierta, que a eso habíamos venido. Se nos quedó mirando, se fue, y transcurrieron unos minutos hasta que volvió y añadió: «chicken close». O sea, cocina-pollo, cerrado. Nos levantamos y volvimos al hotel.
*

En las iglesias ortodoxas está lleno de velas, de luz. En unos enormes candelabros dorados, los fieles van dejando sus velas, sus rezos. Hay unas mujeres que se encargan de retirar las velas que ya son muy pequeñas, que se están a punto de consumir. Lo hacen con la yema de los dedos, apagan la llama con ellas, y se llevan la vela y el deseo. Cómo sabrán cuáles se han cumplido ya, y cuáles están aún en la cola de las peticiones, sincronizándose aún en una infinita nube de deseos y aspiraciones.
*

Una frase de Fitzgerald que tengo apuntada en mis notas: «Recuerdo que iba en un taxi una tarde entre altos edificios y bajo un cielo color rosa y malva. Comencé a gritar porque tenía todo lo que quería y sabía que nunca volvería a ser tan feliz». Eso es exactamente lo que me ocurrió paseando el otro día, cuando encontré este carrusel aparentemente anodino. No grité, pero pensé en lo misterioso de la felicidad. A veces la encuentras en un mar de tedio paseando por una ciudad dormida.
#literatura #ifyouleave #somewheremagazine #moldova #ukraine #odessa #tiraspol #viajar #travel
Ver en Instagram

Aun no hay comentarios.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *