October 24, 2019 at 11:14AM

Una vez, la única que cocinamos juntos, tratamos de hornear una tarta de zanahoria y, aunque pusimos todos los ingredientes y en el mismo orden que en el tutorial de youtube, la masa del pastel no subió y, a pesar de que sabía bien, fue su madre la que nos advirtió de que en ocasiones no bastaba con tener todos los ingredientes. Me pasó lo mismo ayer, frente a la nevera, tenía de todo y no sabía qué iba con qué. Muchas cosas juntas tampoco hacen una cena, me dije.

No sé si os ha pasado: estar en un país extranjero, ir a conectar un secador o cualquier otro electrodoméstico a la corriente y que el voltaje sea distinto. Siempre me hace reír el sonido del secador, a medio gas, como lanzando pequeños alaridos. O la plancha de pelo que no termina de arrancar. Ay, la intensidad. Es necesario dar con el voltaje adecuado para que no se nos aburra el secador.

Poco antes de que se muriera, le pregunté a mi abuelo qué era, para él, la felicidad. Me respondió que era no querer más de lo que tenías. En aquel momento, yo lo entendí como una resignación, ahora entiendo que tiene que ver con el voltaje, con saber hacerse una buena cena con lo que tienes en la nevera.

La foto es de una ventana interesante de Nueva York, la inquilina o el inquilino sabría aquello que decía John Waters: «Necesitamos hacer que los libros molen de nuevo. Si vas a casa de alguien y no tiene libros, no te lo folles». Mmm. Que no os engañen, antes de hacer cualquier cosa, hay que ver de qué libros se trata.

#johnwaters #libros #literatura #newyork #usa #viajar #felicidad #voltaje #sexo #ifyouleave #instagramstories
Ver en Instagram

Aun no hay comentarios.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *