July 04, 2019 at 09:30AM

La noche había caído ya sobre el estadio, que recibía a los tres tenores en aquella época en que lo inaudito sucedió: la ópera se puso de moda. Luciano Pavarotti, José Carreras y Plácido Domingo estaban a punto de salir al escenario y la gente aguardaba impaciente. Uno de los discos más vendidos del año había sido ‘Tutto Pavarotti’, una especie de recopilación de los grandes éxitos del tenor italiano. La fama y el desconocimiento de sus nuevos públicos eran tan grandes que un conjunto de espectadores, antes de que Luciano hiciera su aparición, empezaron a gritar al unísono: «¡Tutto! ¡Tuuuuutto!», «Bravo, Tutto!». Y dicen que Luciano tardó mucho en salir, asustado ante aquel gentío coreaba su nuevo nombre.
Cuenta Judith Schalansky en su prólogo de ‘Atlas de las Islas remotas’ que preguntar por la veracidad de sus relatos no es pertinente ya que no se puede dar una respuesta definitiva. Resulta imposible saber si todo sucedió exactamente como ella lo narró. Lo que sí puede asegurar es que no inventó ninguno de los hechos ahí comprendidos: todos y cada uno están basados en historias de los otros. Basados en hechos reales.
Ocurre un fenómeno extraño en el pueblito de Arles, que recoge estos meses los ‘Reencontres de la photographie’. Las fachadas de sus edificios centenarios están llenos de corazones de tiza o de una misma palabra escrita sobre sus cristales: «L’amour» o «in Love».
Podría contar cualquier historia pero aquí una hipótesis: creo que alguien leyó aquel viejo verso de Sharon Olds: «que mi amor le hubiera llegado a tiempo». #pavarotti #tutto #lostrestenores #opera #musica #arles #rencontresarles #judithschalansky #atlasdelasislasremotas #sharonolds #literatura
Ver en Instagram

Aun no hay comentarios.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *