June 02, 2019 at 05:37PM

Uno. Al principio solo escuché, –desde mi puesto de vigilancia, en la mesa adyacente a la de la pareja de guapos–, que acaban de llegar de la luna de miel en Hawai. Se lo contó ella a la camarera, a la que imagino que conocería, y repitió varias veces que había sido amaaaazing. La camarera les fue trayendo lo que habían pedido y ellos, por turnos, hacían fotos a los platos para subirlas inmediatamente a sus redes. Ninguno de los dos habló en la cena, a lo sumo un par de frases. En los postres –mochis de té verde– se hicieron tres selfies con caras diferentes y los colgaron. Palabra de espía. No sé qué hashtags debieron de utilizar porque no atinaba a ver, pero es fácil: #enlamejorcompañía #love #tequiero.
No tengo indicios de nada, pero ahí va una hipótesis: el número de fotos que cuelgas es inversamente proporcional a cómo te lo estás pasando.

Dos. Resulta difícil llegar a un acuerdo sobre la finalidad de las pinturas rupestres. A grandes rasgos, existen dos tipos de interpretaciones: la defendida por Henri Breuil, para el que se trata de magia propiciatoria, y otra teoría, la propugnada por un tal Leroi-Gourhan, que afirma que las pinturas estaban ligada a ritos de iniciación. Aquí tampoco tengo ningún indicio, pero me quedo con lo que dice Breuil: pintar un bisonte es desear que aparezca, propiciar la aparición de lo que quizás está por llegar.

Tres. Vuelvo a decir que no tengo indicios de nada. Pero a veces no puedo evitar pensar en que tampoco hemos cambiado tanto. Seguimos invocando las más diversas cosas –la lluvia, un bisonte, el amor–, de las más diversas maneras –una pintura, una fotografía.
Llamémosle magia propiciatoria pero tras la cueva y el selfie lo único que se esconde es el deseo de que algo -la lluvia, un bisonte, el amor- aparezca al fin.

#selfie #ifyouleave #likes #california #viajar #pinturasrupestres #arte #literatura #amor #magia
Ver en Instagram

Aun no hay comentarios.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *