April 23, 2019 at 09:25AM

No sé si son ancla o salvavidas.
Si proceden de países lejanos o si, por el contrario, habitan en el edificio de al lado.
Si soy yo o es que la autora estaba pensando en mí cuando escribía estas páginas.
Si somos nosotros que nos vamos de viaje con ellos o ellos los que se quedan en casa a pesar de que ya no queden más páginas.
No sé si son plegaria, hechizo o sortilegio. Si son la puerta de entrada o la de salida. No sé, en realidad, si son puerta o puente, aunque me decanto más por puente: quien construye un puente, dicen, derriba un precipicio.
No sé si los encontramos nosotros porque hace tiempo que los buscábamos o son ellos que alargan los tentáculos, que son sus palabras, y nos atrapan a nosotros para siempre.
Los libros no nos salvan de nada, ni nos hacen mejores en nada. Nos hacen, si acaso, distintos.
O sí, perdón. Porque sí nos salvan, si nos dejamos, de nuestros precipicios, y aquí cada uno sabrá cómo llamar a ese hueco que nos separa de las cosas que amamos.
Hace unos días, paseando por este río llamado Kallang, pensé que lo que más se acerca a la definición de libro es esto: el reflejo de un mundo.
A lo que iba: feliz día del libro. Que os regaléis muchos mundos, muchos puentes, y que los compartáis. 🌹📚✨ #santjordi #felizdiadellibro #leer #lecturas #reflejo #mundo #puente #literatura #barcelona
Ver en Instagram

Aun no hay comentarios.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *