April 17, 2019 at 10:26AM

La bahía de Chittatong acoge el mayor cementerio de barcos del mundo. Hasta ahí llegan los agonizantes cachalotes de acero para morir, para que los desguacen. Los cachalotes, con sus hélices, sus cubiertas, sus anclas, ahora ya desprovistas de cualquier utilidad, se quedan entonces varados en la arena durante una eternidad. Son monumentos de óxido y tiempo y, algunos de ellos conservan, aún después de muchos años, los nombres.
Por ejemplo, el ‘Queen of luck’, ironía, claro, que la reina de la suerte acabe atascada en la arena, o el ‘Laura’, un enorme buque pintado de azul sobre el que no me atreví a hacer mucha broma ni a preguntar demasiado.
Es un lugar que tiene algo de desolación, pero también es una especie de museo de la nostalgia. Mientras paseaba por ahí, sin saber por dónde empezar a contar una historia, aparecieron ellos dos. Escuché los cuchicheos, las risitas, me asomé, y allí estaban.
Supongo que el amor tiene esa asombrosa capacidad de transformar la vista a la estructura desangelada de un barco en una escalinata con las mejores vistas de la ciudad. Ésa, claro, esa era la historia, y no la de los barcos.
#chittatong #barcos #desguace #shipyard #historias #ifyouleave #bangladesh
Ver en Instagram

Aun no hay comentarios.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *