April 08, 2019 at 03:53PM

Tenía diecinueve años cuando pisé África por primera vez, aquel verano en me fui a Sierra Leona y, desde entonces, ya nunca he dejado de volver, a África sí, y a tener diecinueve años también.
Así como no escogemos de quién nos enamoramos –más nos gustaría–, igual ocurre con los lugares de nuestras vidas.
De aquellos años, recuerdo, por ejemplo, una serpiente de cascabel dentro de mi habitación en el Chad. Recuerdo, también, una polilla gigante, con cara de conejo –lo juro– en Etiopía. Recuerdo ese olor de jabón –marca Palmolive– en la aldea de Lunsar, en Sierra Leona, cuando no había luz y había que ducharse con linterna. Fui algunos años como voluntaria –profesora, chica para todo, enfermera de pacotilla– y es un tópico, pero nunca les podré devolver a toda la gente con la que traté ni un diez por ciento de lo que me dieron ellos a mí.

Ya siendo un poco más mayor volví en numerosas ocasiones a este continente que es, para mí, sinónimo de misterio y belleza, y un día, me enamoré de un país pequeño y montañoso, un país sin salida al mar cuyas calles están más limpias que las de cualquier lugar en el que he estado, un país que se llama Ruanda. Estos días se cumplen veinticinco años del genocidio que arrasó este trozo de tierra que ha sufrido lo indecible y leo artículos que recuerdan y tratan de explicar con más o menos fortuna el horror (aunque, en realidad, nadie puede explicarlo).
No sé el motivo de mi apego por este país. Como decía, esas cosas no tienen mucha explicación, pero Ruanda me hace pensar en la infinita capacidad que tenemos para volver a empezar, sean cuales sean las circunstancias. Ahí, en Kigali, empecé a escribir varias historias, una de ellas comienza así “En Kigali no hay ningún papel en el suelo”. Y otra “Nadie recuerda lo que es ver por primera vez”. Nunca he terminado estas historias, supongo que dejarlas a medias es tener la excusa de volver siempre, en cualquier momento. (Y la foto es Ruanda, claro, pero no recuerdo el nombre del lago). #ruanda #genocide #rwandangenocide #africa #literatura #journalism #periodismo #lake
Ver en Instagram

Aun no hay comentarios.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *