March 30, 2019 at 09:59AM

Salí con prisas y con el teléfono sin cargar. Cogí el metro, me equivoqué de salida. Me perdí, claro, aunque luego, con Google Maps, terminé encontrando el sitio donde habíamos quedado.
“Estoy aquí”, dije al grupo, que llegaba en coche por otro lado. Mandé la ubicación. El grupo dijo “Vamos para ahí”, y yo respondí: “vale”.
Me senté en las escaleras del monasterio y, entonces, el grupo mandó otra ubicación: “mejor desde aquí que estamos acerca”. Yo dije “vale, voy”, y empecé a andar hacia allí.
De camino, inesperadamente, el teléfono murió. La ubicación desapareció. Fundido a negro. Me quedé con el móvil en la mano, rodeada de padres y niños a la salida de un colegio pensando, claro, que era otra vez Mercurio Retrógrado, pero luego me acordé de que ya se había terminado y de que era yo la que no había cargado el teléfono.

Siendo niña, al llegar a cualquier sitio, mi madre me buscaba un lugar fácilmente reconocible y señalándolo, decía: “Si nos perdemos, búscalo, yo iré a por ti en cuanto vea que no estás”. A mí eso me reconfortaba.
¿Qué hacer si nos perdemos ahora?
Volví al inicio de todo, me senté en las escaleras del monasterio de nuevo, pensando:
¿Vendrán?
¿Me encontrarán?
¿Pensarán que ya me he ido y se irán?
¿Vendrán?
Pero no venían. Y pasó un rato, luego otro, y yo veía a los niños de uniforme jugar con los perros, y los padres vigilándolos, y pensé que no hay nada más extraño que esa inquietud de no saber si alguien irá a por ti.
Entonces las vi. Ellas y los dos perros, entrando por el callejón, buscándome por la plaza, desorientadas también, como si yo fuera a estar a lejos, perdida. Que, en realidad, lo estaba.
Arranqué a correr a vida o muerte, como si escapara de un desastre nuclear. “¡Estoy aquí!”.
Pensé en algo que vengo repitiendo de un tiempo a esta parte, eso que dice Manuel Vilas: que te espere alguien en algún sitio es el único sentido de la vida, y el único éxito. Creo que no tiene razón. Que alguien te espere está bien, no lo discuto. Lo que está aún mejor es que, llegado el caso, alguien vaya a buscarte.

#esperar #mercurioretrogrado #ifyouleave #barcelona #manuelvilas #literatura
Ver en Instagram

Aun no hay comentarios.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *