February 02, 2019 at 09:31AM

Llevo días pensando insistentemente en una de las últimas escenas de ‘Boyhood’. En ella, Patricia Arquette se derrumba en la cocina después de la graduación de su hijo Mason. Ya está, sus hijos se van de casa, ya ha hecho todo lo que tenía que hacer. Y ahora qué, “¿esto es todo?, ¿lo próximo que me queda es la organización de mi funeral?”. Y entonces, llorando, dice esa frase, la frase: “Creí que habría algo más”. Y no habla de un menú, sino de la vida.
Por alguna razón llevo días acordándome de ella, de esa Patricia que llora y de banda sonora, la que suena a menudo través de los auriculares –aunque luego diga que solo escucho a Sufjan Stevens–, C. Tangana y Rosalía: ‘Antes de morirme’.
Ayer me fui a pasear con Patricia y Tangana y llegué, por casualidad, a una de mis esquinas de la ciudad, la del búho. Lo han restaurado, dicen, pero por lo visto lo han hecho mal porque al recorrer el camino de vuelta, había oscurecido ya y volví a detenerme en la misma intersección: al pobre búho solo se le había encendido un ojo y ofrecía una imagen un tanto curiosa. Ahí, medio piripi, con los ojos entrecerrados. Pensé en mi abuelo que hubiera dicho, seguro, que “a este lo han dejado un poco pirata”.
Casi me atropellaron tratando de hacer una foto, de manera que me despedí del búho, de mi abuelo, enfilé Diagonal y –casualidad o bucle. Bucle, creo– sonó C. Tangana de nuevo, que antes de morirme quiero el cielo, decía y pensé que en esas estamos, queriendo el cielo y también el ciento por ciento. Y ocurre en las canciones de trap, en las esquinas custodiadas por búhos mientras Patricia llora eternamente preparándose para la última escena de su vida.
#patriciaarquette #boyhood #vida #literatura #barcelona #ctangana #rosalia #buho #hollywood #ifyouleave
Ver en Instagram

Aun no hay comentarios.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *