January 27, 2019 at 11:54AM

Muchos asociamos la idea de felicidad a coger un avión. Subirte a un aparato enorme y desaparecer, como en un truco de magia, para despertarte en la otra parte del mundo.
Un amigo me contaba ayer que sus padres, ya mayores, tienen una idea muy distinta de felicidad. Le contaba su padre, convaleciente ahora de una larga operación, que una de las cosas que más felicidad le había procurado estos últimos años era fregar los platos. Mi amigo debió de fruncir el entrecejo, aunque un poco menos de lo que lo hice yo.
Fregar los platos.
Su padre insistió: “Saber que tu madre está descansando, que está tranquila viendo una serie en el salón mientras yo limpio toda la cocina”.
Ahí dejé de fruncir el entrecejo.
Lo que más le pesa de la lenta recuperación es justamente eso: que no tiene la fuerza para mantenerse mucho rato en pie y que, por tanto, aún no puede ayudar a su mujer para que descanse tranquila viendo la serie.
En fin.
Viendo el mapa del cielo, una diría que existen todo tipo de viajes: los hay en línea recta. Otros son más de zigzag. Algunos, incluso, se quedan a medio camino en alguna parada que no habían previsto. Pero existen grandes viajes, viajes que duran toda una vida, que se sostienen en ser el custodio de la felicidad del otro. No me digáis que eso no es ser sabio, pero verdaderamente sabio.
#felicidad #happiness #ifyouleave #viajar #aviones #barcelona #ciudad
Ver en Instagram

Aun no hay comentarios.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *