September 15, 2018 at 09:03PM

En Los Angeles, las palmeras son fuegos artificiales. Vigilan, nos vigilan y nosotros las vigilamos a ellas. Así, nos pasamos el día volviendo constantemente la vista hacia arriba viendo cómo se curvan hacia el cielo, cómo destacan en el horizonte que pierde luz antes de fundirse a negro en los atardeceres rosas, violetas.
En Los Angeles hay muchas cosas: bulevares que se llaman Sunset o Mullholand, letras que miran a la ciudad desde la colina y que son un sueño, una promesa y, sobre todo, simples letras. También hay gente sin casa que arrastra sus maletas y sus cartones por este asfalto infinito que siempre quema.
Hay barrios: Bel Air, Beverly Hills -pero ni rastro de Brandon, dónde estará-, Los Feliz, Venice. También estrellas en el suelo, estudios de efectos especiales y autopistas de catorce carriles.
Dicen que en esta ciudad se fabrican los sueños –me pregunto de qué material estarán hechos– y creo que es por eso que todos miramos continuamente hacia el cielo: hacia las palmeras, las letras, cualquier cosa que nos impida ver el asfalto.
Sé que esta fotografía debería de ser de esbeltas palmeras arqueadas. Sin embargo, estas son las palmeras que más me han gustado. No se ven a simple vista, pero no me digáis que no se parecen más a nuestros sueños: pequeños y delicados en su intento por asomar la cabeza a través del asfalto.
#losangeles #losfeliz #ciudad #estadosunidos #sueños #dreams #ifyouleave #usa #trip #photography #literatura #palmeras #sunsetboulevard #hollywood #walkoffame #cinema
Ver en Instagram

Aun no hay comentarios.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *