Spain Barcelona

Hay una frase de Knausgård que siempre me acompaña: “La vida es sencilla para el corazón: late mientras puede. Luego se para.” El viernes, cuando nos dijeron que te habías ido, bajé paseando desde casa hasta las calles del Borne, quería encontrar un bar al que no recordaba cómo llegar, pero me equivoqué de calle. Me metí por unas callejuelas sin luz y pensé en dar media vuelta. Pero seguí avanzando. De repente, apareció, como si de un decorado se tratara, una enorme puerta amurallada. Si la atravesabas, que es lo que hice yo, llegabas a un claustro iluminado lleno de niños jugando. Pensé entonces que, de alguna manera, la muerte era parecido a eso: todo está oscuro pero solo es cuestión de avanzar un poco más hasta que se disipe la oscuridad.
Se me ocurrió también que tú estabas ahí, entre las lucecitas.
Que tú eras, en realidad, esas lucecitas.
A veces hay miedo y tristeza, y hay despedidas, pero las personas, no se marchan. Se transforman, como tú, en luces y en calles que se convierten en claustros. No me digas que no, abuelo, todo eso son huellas, pistas, marcas que vas dejando para que te encontremos. Porque sé que, en realidad, tú no te has ido, solo estás escondido.

#abuelos #abuelo #barcelona #knausgård #vida #corazon #amor #fotografia (foto de @jordi_bernado )

Ver en Instagram

Aun no hay comentarios.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *