Experimentos con la verdad

Érase una vez un niño que tenía una pesadilla recurrente.

En ella, su madre se le escurría de las manos al borde de un precipicio.

La tierra se abría, se agrietaba, y él no podía hacer nada para retenerla.

Primero, la sujetaba del brazo. Después, de las manos, los dedos. Por último, la nada.

Nuestro niño se despertaba después de que hubiera caído la ultima resistencia. Mamá, dónde estás. Pero solo era un sueño y su madre dormía en la habitación contigua.

Pero la pesadilla, como en el poema de Bolaño, decía: “crecerás.
Dejarás atrás las imágenes del dolor y del laberinto y olvidarás”.

Érase una vez una película llamada Un monstruo viene a verme que no hablaba de monstruos, sino de lo que ocurre cuando termina la pesadilla y empieza la realidad. El miedo, a veces, nace al final del precipicio y llega después de los brazos, las manos, los dedos. La nada.

Los precipicios asustan, pero no son más que parte del decorado. Un atrezzo de cartón piedra; el de los sueños.

Érase una vez, pues, un niño que tenía miedo de lo que ocurría cuando terminaba la pesadilla porque sabía que uno se despierta de los precipicios, pero no de la realidad.

Cuando Augusto Monterroso escribió aquello de que “cuando se despertó, el dinosaurio aún seguía ahí”, no hablaba propiamente de dinosaurios sino de eso otro, de lo que aterrorizaba también a nuestro niño.

Se llama verdad y es aquello que vive más allá del atrezzo.

“Nunca es triste la verdad. Lo que no tiene es remedio”, cantaba Serrat. Y eso es lo que da miedo; que por mucho que nos levantemos del sueño, el dinosaurio sigue ahí, sin tener remedio.

 

2 Comentarios
  • Soldadito Marinero
    noviembre 13, 2016

    Tu entrada rescata lo mejor de la película, el mensaje de fondo (mérito del libro). Pero la cinta me pareció un tostón infumable y soporífero. Bayona recurre a un truco de manual, 10 minutos finales sensibleros (que no sensibles) para dejarnos un buen regusto. Pues conmigo no funcionó. Terrible película.

    • Laura Ferrero
      noviembre 13, 2016

      ¿En serio? A mí me gustó mucho. En realidad, a las películas no les pido que sean un diez. Basta con que me hagan pensar y el final de ésta y los relatos del monstruo, aún siguen conmigo. Así que bueno, conmigo Bayona acertó! Pero quiero leer el libro a ver qué tal. Un abrazo!

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


7 + dieciocho =