‘Birdman’ o querer ser alguien

ggg

 

Ir a ver una película y que empiece con los versos de ‘The last fragment’ de Raymond Carver es como para levantarse y aplaudir, pero que esa misma película narre la vida de un actor que, en sus horas bajas, dirige la adaptación teatral del relato ‘De qué hablamos cuando hablamos de amor’, también de Carver, es para ponerse de pie y hacer una ola. Estoy hablando de Birdman, la última película de Alejandro González Iñárritu.

Birdman fascina. No sólo por lo que cuenta sino, sobre todo, por cómo lo cuenta. Porque lo hace mediante unos protagonistas que, en su vida privada, son muy parecidos, casi iguales, a los personajes del relato de Carver al que ellos mismos dan vida en un escenario de Broadway. La película es otra versión del relato, como si los personajes, cada uno a su manera, se preguntaran qué es lo que entienden cuando hablan de amor o de realidad. De lo que es la realidad encima del escenario, aunque, sobre todo, fuera de él. Pero Birdman no habla de amor. O sí. Pero no solo de eso. Habla de quiénes somos en verdad. Habla de lo que somos cuando se baja el telón y nos quitamos el traje de padre, el de workaholic o el de rebelde adolescente. Birdman se cuestiona si al salir del escenario dejamos de actuar o si lo más real que concebimos es el aprendernos un papel que nos defina a ojos de los demás.

Cada uno de los personajes de la película persigue un sueño. Uno de ellos, el encarnado por Naomi Watts, cuando están a punto de estrenar la obra en Broadway se pone a llorar. Ve que su sueño se ha cumplido: ya es una actriz de Broadway. ¿Ahora qué? ¿No se supone que debería brindar con botellas de champán francés? Pero no. No descorcha ninguna botella: llora. Se ha cumplido su sueño pero no ha pasado nada, no se siente diferente. Cuando acaba la obra desciende el telón. Hay aplausos y un fundido a negro.

También está el propio protagonista, Riggan Thomson –autor venido a menos después de dar vida a un personaje súper taquillero, Birdman– que sueña y ha soñado toda la vida con “ser alguien”. Riggan me dio pena. En realidad, a todos nos lo han dicho cientos de veces: tienes que ser alguien. Eso sí; nunca nos han aclarado qué narices quiere decir eso. ¿Alguien para quién? ¿Para mi o para los demás?

Esas frases son traicioneras. Sobre todo los domingos de invierno por la tarde. Porque cuando salí de ver Birdman ya me lo veía venir. Frío, lluvia, amor… Mala combinación. Así que mientras comentábamos la película dije en un arranque melancólico y hollywoodiense:

-Yo también quería ser alguien.

Se me quedaron mirando y surgió esa misma pregunta:

-¿Pero para quién?

Entonces no supe si era para mí o para los demás. Si lo decía por montar la escenita y que me dieran la palmada en la espalda, si me refería a querer haber sido famosa y todas esas tonterías o si hablaba de algo más profundo. Porque lo de querer ser ‘alguien’ es un poco confuso. Todos queremos ser alguien. Pero hace falta ser un poco más específico.

De niño te lo repiten continuamente. Tienes que ser alguien importante: “esta chica es buena, va a ser alguien”. A los dieciocho te lo crees. Porque a los dieciocho uno cree que la vida va a ser una retahíla de asignaturas y que las peores elecciones que tendrá que tomar serán las de escoger una optativa o la otra. La cantinela de que los mejores años son los de la universidad no se refiere a la infinitud de tequilas y resacas. Se refiere a que después, uno se hace mayor y hay caminos y elecciones. No hay un plan de asignaturas para el año siguiente ni siquiera existe septiembre si se suspende. Y claro, están también esas preguntas… ¿eres alguien? ¿pero para quién?

Birdman habla también un poco de eso: de suspender en la vida. Como persona, como padre, como marido, como hijo. De no tener absolutamente ni idea de lo que hablamos –como en el relato de Carver- cuando hablamos del amor, de la vida, de la realidad. Y de seguir viviendo y hablando como si lo supiéramos. Aunque eso, también lo decía Carver, debería darnos vergüenza.

 

 

7 Comentarios
  • Rivo
    febrero 4, 2015

    Es tan díficil saber que es ser alguien… incluso para un@ mism@.
    Gran post… vere la peli este finde.
    Un lujo leerte los miercoles!

    • Laura Ferrero
      febrero 5, 2015

      Supongo que es una pregunta que nos persigue siempre, la de quién queremos ser y para quién…¡Gracias!

  • Aliceinbo
    febrero 4, 2015

    Maravilloso

    • Laura Ferrero
      febrero 5, 2015

      ¡Muchas gracias!

  • La chica del Quinto
    febrero 4, 2015

    Gran reflexión. Es verdad que, a veces, cuando ansiamos algo con fuerza y lo alcanzamos es como si un gran vacío se apoderase de nosotros. Esa sensación de “y ahora, ¿qué?”
    Aún no he visto la película aunque después de tu relato no creo que tarde demasiado.
    Un saludo

    • Laura Ferrero
      febrero 5, 2015

      La película merece la pena. Con lo del vacío tienes razón, creo nos pasa porque pensamos que al conseguir algo muy buscado, eso tiene que cambiarnos, que nos hará más felices… y no suele ocurrir así:-)

  • Juan
    febrero 9, 2015

    Ser alguien para otro? Que les den! Yo quiero ser alguien para mí mismo. Porque tengo muy claro lo que quiero y como lo quiero. Y si fracaso en el intento lo vuelvo a intentar y cuando lo consigo, marco la casilla y a otra cosa mariposa. Es cuando pasa el tiempo y miras atrás, y ves todo lo que has conseguido, cuando te puedes sentir orgulloso de no haber malgastado ni un día haciendo el gilipollas.

    Dicho esto, me veré la peli. Que la han puesto muy bien.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


3 × uno =