Lo que pasa en Buenos Aires

 

Sunset in Buenos Aires

“La vida no debería ser un viaje hacia la tumba con la intención de llegar a salvo con un cuerpo bonito y bien conservado, sino más bien llegar derrapando de lado, entre una hube de humo, completamente desgastado y destrozado, y proclamar en voz alta. ¡Uf! ¡Vaya viajecito!” Hunter S. Thompson

 

Hace ocho años vivía aquí. Sí, aquí, en Buenos Aires. Y hoy paseo por el parque del Rosedal cuando es de noche y pienso que puede cambiar el lugar, podemos estar a 12.000 kilómetros de casa pero seguimos siendo los mismos. Me fascina esta gente que se va lejos para reinventarse. Ya me dirán cómo se hace porque yo sigo siendo exactamente la misma. Y aquí estoy, en el mismo parque por el que solía pasear. He intentado correr pero cinco minutos han sido suficientes para quitarme la ilusión de la runner porteña. Es de noche y el flato me obliga a detenerme, a pasear. A mi alrededor todos corren y la luna, la poca luna que hay, se refleja en el lago. Sé que es poético y que debería pensar en la vida, en el amor o en algo trascendental, pero no lo hago porque tengo flato y el costado me duele. Intento mantener la compostura y sonreír un poco. Al menos que no se note que la imagen es la imagen. Mi amigo pasa veloz a mi lado Laura, doy una vuelta y vuelvo. Te alcanzo. Qué remedio, pienso.

Siempre me gusta volver a Buenos Aires, y eso que dicen que no hay que volver a los lugares donde hemos sido felices. Pero a mi me encanta hacerlo: alfajores, parrilla, Borges, picadas, fernet, la melodía triste de un tango: Siglo XX, Cambalache. Pasear por Palermo, Chacarita, San Telmo. Empacharme de dulce de leche. Ver carteles de Cristina Kirchner y pensar: qué mal, Cristina, se te fue de las manos. Todas esas cosas son Buenos Aires. Todas y ninguna. Las ciudades son como las personas: son tu casa o no lo son. Y Buenos Aires, de alguna extraña manera, siempre ha sido mi casa.

Mientras observo con envidia a los runners pienso en un libro que acabé de leer hace poco. También esto pasará, de Milena Busquets. No sé por qué se me viene ahora a la cabeza. Supongo que por su título. La novela fue la sorpresa de la pasada feria de Frankfurt, el libro que fue comprado por cualquier editor que se preciara y cada vez por una cifra que ostentaba más ceros; uno de esos fenómenos que ocurre pocas veces. Sé pocas cosas de Milena, sólo que es la hija de Esther Tusquets, que es rubia y que este es su primer libro.

El argumento no destaca por su originalidad: la hija que rememora la muerte de la madre y en esa muerte, se nos desvela su propia personalidad y la de la madre. Pero es un libro maravilloso y que hay que leer, no por su argumento si no por la voz de la narradora. He leído muchas reseñas: que si es honesto, que si la narradora se mancha las manos de sangre con la novela, que si es cruda. Sí. Todas esas cosas son ciertas. Pero hay algo aún más cierto: el título. El motivo por el que la leí, el motivo por el que hoy, ahora, pienso en ella.

Érase una vez, en un lugar muy lejano, tal vez China, había un emperador poderosísimo y listo y compasivo, que un día reunió a todos los sabios del reino, a los filósofos, a los matemáticos, a los científicos, a los poetas, y les dijo: ‘Quiero una frase corta, que sirva en todas las circunstancias posibles, siempre.’ Los sabios se retiraron y pasaron meses y meses pensando. Finalmente, regresaron y le dijeron al emperador. ‘Ya tenemos la frase, es la siguiente: También esto pasará'”.

En la vida todo pasa. Como los runners que dan ahora las vueltas a este parque de mi juventud –ay, la nostalgia-. Milena Busquests discrepa acerca de esta frase, pero a mi me parece brutalmente cierta. Me veo a mí, ocho años después, en este parque que tan bien me conoce, y me doy cuenta de que es verdad. Las cosas pasan: lo bueno, lo malo. Pero sobre todo, la vida y con ella, nosotros también. Las penas, las alegrías, las contradicciones. ¿Somos los mismos? Sí y no. ¿Somos los que queríamos ser? Sí y no. Por eso aquí, en este parque, se me ocurre que, como diría Pessoa, llegué –volví- a Buenos Aires pero a ninguna conclusión. Y sigo viendo los runners. Sigo teniendo flato y vuelvo a pensar en la frase. También esto pasará. Qué cierto. Gracias Milena por recordarnos esta frase.

11 Comentarios
  • Juan
    enero 28, 2015

    Voy a pasar unos días en Buenos Aires dentro de un par de semanas, ¿me recomiendas alguna libraría vieja/de segunda mano y un bar/restaurante/parque (o lo que coincida) donde leer lo adquirido?
    Muchas gracias y muy buen post!

    • Laura Ferrero
      enero 28, 2015

      Pues tienes muchas librerías de segunda mano en Corrientes, cerca de la del Ateneo que es tan impresionante. Yo te recomendaría que fueras a Eterna cadencia, que no es de segunda mano pero es increíble. Allí mismo puedes leer en el bar y es muy tranquilo!

      • Juan
        enero 28, 2015

        Muchas gracias! Por Internet tiene buena pinta, a ver qué tal en persona

  • Maia
    enero 28, 2015

    Justo estoy con el libro de Milena y las primeras páginas no me podrían haber gustado más.

    Un beso!

    • Laura Ferrero
      enero 30, 2015

      A ver si te gusta, ya me dirás :-) Está muy bien escrito.

  • Jose
    enero 28, 2015

    ¡Exactamente! …en esto se basa la vida (de la quién la quiere vivir de verdad): ¡Uf! ¡Vaya viajecito!

  • Entre suspiros y un café
    enero 28, 2015

    Pues sí, todo pasa, tanto para bien como para mal. Y hay que saber dejar las cosas atrás y seguir adelante.

    No había oído el libro que mencionas, pero me lo apunto, tiene buena pinta.

    ¡Un saludo!
    Patricia.

  • Bea Sobrino
    febrero 1, 2015

    “esto también pasará” era una frase que me repetía con frecuencia cada verano mi abuela durante los días que pasábamos con ellos en el pueblo, especialmente cuando me caía me destrozaba las rodillas o los codos, hace no mucho escuché en una película (incapaz de recordar cuál era) a uno de sus protagonistas decir lo mismo, que era una frase de su abuela y me resultó un guiño la mar de simpático. Es una de mis favoritas, no solo porque represente la sabiduría de las abuelas sino porque me recuerda que la vida se entiende por los contrastes y que los buenos momentos, los momentos plenos sólo existen porque existen sus contrarios. De todos modos, no se si a tí te pasa, yo vivo con la sensación de que siempre estoy recuperándome de algo, de que siempre ando convaleciente, siempre dejando que algo pase, que la herida duela…en fín…volviendo al libro de Milena que no he leido y que creo va a tener que esperar en cola una temporada me has recordado una articulo de Leila Guerriero en El Pais que justo ayer relei (y que seguro has disfrutado también) revisando esta “literatura del duelo” que cada vez me resulta más interesante. En esa revisión eché de menos “Niños en el tiempo” de Ricardo Menéndez Salmón (dicen de él que es el Haneke de las letras españolas) y que si no has leido te recomiendo sobremanera, por su estructura narrativa, por el lirismo del lenguaje, por lo crudo del quebranto y porque una lo acaba con la sensación de que le ha pasado una apisonadora por encima (y me encanta que los libros y las pelis hagan eso conmigo).

    NOTA: “las ciudades son como las personas, son tu casa o no lo son”. Chapeau!!

    Un abrazo

    • Laura Ferrero
      febrero 16, 2015

      Bea, muchas gracias por tus recomendaciones. Fui a buscar el otro día el de Niños en el tiempo, me han dicho que es precioso así que me muero de ganas de leerlo. Yo esta semana estoy leyendo ‘Lo que no tiene nombre’, de Piedad Bonett y también te lo recomiendo. Es 100% ‘literatura del duelo’.

      Por cierto, yo también tengo la sensación de estar recuperándome de algo siempre.

      Un abrazo y gracias!
      Laura

  • Tessie
    abril 4, 2015

    Hola Laura!!

    Primero de todo felicidades y gracias por el blog, por tus escritos, tus mensajes, los libros que recomiendas…

    Soy una chica de 22 años que en breves acabaré la carrera, por este motivo y algunos más me apetece mucho escaparme unos meses y cómo no uno de mis primeros destinos en Buenos Aires. Me gustaría vivir una temporada en esta maravillosa ciudad. Por eso me preguntaba si me podrías recomendar dónde vivir y lugares obligatorios a descubrir.

    Espero que me puedas dar algunas pistas sobre tu experiencia Argentina!

    Muchas gracias!

    Un gran abrazo!!
    Tessie

    • Laura Ferrero
      abril 7, 2015

      Hola Tessie, encantada de recomendarte lo que necesites. Si quieres escríbeme a este email: lferreroca@gmail.com, ponme tus dudas concretas y te doy algunos tips.
      Un abrazo,
      Laura

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *