Entenderlo o no entenderlo

 

 

“If you can’t understand it without an explanation, you can’t understand it with an explanation”

Haruki Murakami

 

Parece un cuadro de Jackson Pollock pero no lo es. En realidad se trata de la fotografía de una pizarra de la que se ha borrado el rastro de complejas ecuaciones de mecánica cuántica. Quedan aún trazos del blanco de la tiza, como diciendo que hubo algo ahí, como si fueran fósiles que apuntan a la existencia de una civilización perdida. Probablemente la pizarra estuviera abarrotada de ecuaciones complejas que eran un intento de explicación del mundo. La exposición Momentum, de Alejandro Guijarro (Madrid, 1979), está llena de fotografías de pizarras que, al verse despojadas de su contexto académico, se convierten en cuadros llenos de inverosímiles ecuaciones. Parecen cuadros de pintura abstracta: líneas, colores, gráficos. Lo que antes tuvo su correlato con el mundo, se convierte en un símbolo sin referente; en un recipiente vacío.

Gujarro visitó las aulas de los centros más prestigiosos en materia de mecánica cuántica: Oxford y Cambridge en el Reino Unido, Berkeley y Standford en EEUU y ahí fue testigo de las explicaciones de lo más granado de la física mundial. No sé si él entendió todos aquellos garabatos, solo sé que los fotografió y que ahora, cuando veo esas imágenes que tienen el mismo tamaño que las pizarras, con todos esos índices de colores y signos que para mí bien podrían ser chinos,  pienso en que da igual si lo llamamos física, matemáticas, filosofía o psicología. Lo del nombre es lo de menos porque cada una de estas disciplinas, mediante garabatos distintos, no es otra cosa que un intento de explicar. Y sobre todo, de explicarnos.

Hace algunos años leí mucho acerca de mecánica cuántica –para los malpensados, fue antes de ver a Ashton Kutcher en El efecto mariposa. En esa época me interesaban las explicaciones del mundo y cuando uno estudia filosofía, llega a pensar que tal vez exista una disciplina que lo abarque todo, una macroecuación que resuelva la vida con un “tachán-aquí-está-todo”. Más tarde caí en la cuenta de que todas las explicaciones eran intentos fugaces e incompletos de entender. Porque no, uno nunca llega a comprender las cosas. De niños, creemos que cuando seamos mayores lo entenderemos todo. Me pregunto si no es al revés y cada día que pasa las entendemos menos.

Las pizarras, pobres, están siempre llenas de explicaciones; las nuevas sustituyen a las antiguas y el borrador hace su trabajo impecablemente. Sé que las pizarras del mundo seguirán llenándose de garabatos hasta el infinito. Supongo que al final podrán explicar algo, quién sabe. Aunque tengo mis dudas.

Me acabo de bajar a tomar un café y en la mesa de al lado, una pareja de ancianos se tomaba una ensaimada con un café con leche. Ella parecía estar muy enferma, iba en silla de ruedas y tenía la mirada perdida. Él, lentamente, con paciencia, le iba dando trozos de ensaimada. La camarera le ha preguntado al hombre cómo se encontraba ella. Sigue así, como la ves. Pero la esperanza es lo último que se pierde, ha dicho. La mujer no se ha inmutado. Y he pensado que el día que una de esas pizarras mágicas pueda explicarme algo así, me pasaré la vida en las aulas. De mientras, prefiero pasármela en los cafés. En esos sitios no hay ecuaciones, pero por lo que veo, sigue habiendo otras cosas para las que aún no existe una explicación.

 

1 Comment
  • rd
    septiembre 7, 2013

    A veces pienso que la realidad no la entendemos, que lo único que aumenta es nuestra capacidad de aprovecharnos de ella.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *