Perder sí es cuestión de método


Quedan diez minutos de partido. Pierdes cuatro a cero y tu equipo está haciendo uno de esos ridículos que tardarás en olvidar. Sientes el peso del mundo sobre tu espalda mojada. De reojo, tal vez con un poco de suerte, consigues ver a tu novia desde la grada que te mira, aún confiada en que hagas algo: aunque queden diez minutos. Aunque la derrota esté asegurada. Pero tú sabes que no vas a hacer nada, que estás pensando ya en las lamentaciones y el autofustigamiento de después. Dirás que no te pasaron ni un balón en condiciones, que el árbitro era un imbécil, pero bueno, qué se puede esperar de un tipo dispuesto a que le insulten todos los domingos. Solo piensas en que acabe rápido, en emborracharte hasta que cierren los bares mientras recuerdas alguna melancólica canción de Nacho Vegas que te hunda más en la miseria.

Hace años escribí esto mismo en una entrada de mi diario. Me había pasado la tarde con un buen amigo hablando de eso: de qué puedes hacer cuando te quedan diez minutos de partido y sabes que vas a perder. En aquel entonces no llegamos a ninguna conclusión. Sigo sin haberla encontrado. Pero justo esta mañana he leído “Perder es un vicio”, del blog Descartemos el revólver y he vuelto a pensar en ello.

No me gusta el fútbol y confieso que tampoco entiendo a la gente que le gusta, que es la mayoría, claro. Pero me fascina un concepto: las prórrogas y los descuentos, esos minutos de más que marcan, en muchas ocasiones, la diferencia. Si algo he aprendido es que habría que perder como si siempre existieran las prórrogas, como si siempre estuviéramos a tiempo de hacer algo. Porque son como una propina inesperada. Ya lo dijo Carver: “Soy un hombre con suerte./He vivido diez años más de lo que yo o nadie/ Esperaba. Pura propina. Y no lo olvido”.  Quizás sea en los márgenes de la vida donde se instala a menudo la felicidad.

La vida, y eso es de las pocas cosas que he podido aprender, se parece mucho al fútbol. Es un lugar en el que existen las prórrogas. Escasos minutos en los que el árbitro nos regala un tiempo precioso para marcar el gol que tantas veces se nos escapó. Es difícil remontar un cuatro a cero, no nos engañemos, pero siempre es mejor igualar un poco el resultado, sentir que lo estamos intentando. Aunque perder quede bien. Aunque nos hayamos convertido en buenos perdedores: en especialistas en el arte de acumular derrotas.

Así que cuando todo va mal, cuando la vida le gana a uno por goleada, siempre pienso en esto; en las prórrogas de los partidos de fútbol. Quizás la tentación del fracaso es mayor: ese fracaso que se tolera a base de humor, gin tonics y amigos, pero esas propinas están ahí como un aviso, como la molesta alarma de un despertador. Un despertador que nos recuerda, aunque a veces queramos apagarlo, que no todo está perdido. Que tal vez aún podamos seguir intentándolo.

“Ever tried. Ever failed. No matter. Try Again. Fail again. Fail better.”

Samuel Beckett

 

10 Comentarios
  • Felipe
    mayo 23, 2013

    ¿Prórroga o descuento? Anyway, en lo que se parece el fútbol a la vida o la vida al fútbol es que son segundas oportunidades. El fútbol son segundas oportunidades, volver a intentarlo. Y todo es más sencillo cuando aprendes que “perder es lo normal”:

    http://www.youtube.com/watch?v=RL1qa1izlWY&feature=player_embedded

    • Laura Ferrero
      mayo 23, 2013

      En realidad ambos: prórroga y descuento. Buen título “Perder es lo normal”. Y sí, lo que más me gusta del fútbol es que a veces cuando menos te lo esperas, ahí lo tienes, una segunda oportunidad. ¡Gracias Felipe!

  • Juan
    mayo 23, 2013

    Gracias por la mención al blog, Laura. Y felicidades por tus textos.

    • Laura Ferrero
      mayo 24, 2013

      Gracias a ti, Juan. Por cierto, impresionante tu blog.

  • Sérgio de Campos Curado
    mayo 23, 2013

    Embora a sua vivência tenha sido adquirida no meio literário, a ilustração do futebol torna o tema da angústia desencadeada pelo fracasso, mais palatável.
    Sua profissão também requer resistência à frustração, em alto grau, embora o estresse seja administrado em doses homeopáticas.

    Em situações adversas, em que o próprio profissional sente a autoconfiança abalada, a ausência de reconhecimento, e uma eventual ridicularização, podem atribuir ao esforço o estigma de “esforço inútil”, e conduzir o profissional à auto-flagelação e ao aniquilamento. Eu sorvi esse veneno, e sobrevivi.

    “Quizás la tentación del fracaso es mayor”, ou talvez, a tentação pelo desafio: a liberdade de escolher, a coragem para transpor barreiras, e a persistência ao longo do tempo existencial, que é inesgotável. E também, fé no acaso – garantia de equilíbrio entre vitórias e derrotas.

    Parabéns pela leveza e desprendimento com que você tratou o tema recorrente do fracasso (Sísifo), de peito aberto, sem contudo colocar-se na defensiva. E como se diz no futebol: “bola pra frente!”

    P.S. Por gentileza, você se importaria de me incluir na sua lista de amigos do Google!!

    • Laura Ferrero
      mayo 24, 2013

      Muchas gracias por tus comentarios siempre tan acertados, Sérgio.
      ¡Me gusta lo de ‘bola pra frente’! Me lo apunto:)

  • Sérgio de Campos Curado
    mayo 24, 2013

    Sérgio (sergiodecamposcurado@live.com)

  • Sérgio de Campos Curado
    mayo 28, 2013

    Laura, I don’t know why, but I am so happy about the various acknowledgements you’ve received – you deserve them all, and more; besides the insertion of the social media widget and tags in your blog, in partnership with Alicia Andrés. Loved the new illustration you’ve chosen for the text, as well as the profile image/message and the background. It denotes your large experience in the publishing industry. Cordially, Sérgio.

    P.S. I will make a huge effort not to monopolize the comments :-)

    • Laura Ferrero
      mayo 28, 2013

      Thanks a lot for all your comments, Sérgio! So happy that you like the new blog:)

    • alicia
      junio 3, 2013

      Thank you very much, Sérgio! I am more than happy to help this great writer and greater person to improve her online presence, she deserve this & more! Thank you again for sharing your thoughts!

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *