Al final no era este verde

“Where do we people go if not towards the perfection of our own illusion?” Sorin Cerin

Cada uno de nosotros soñamos, a nuestra manera, con una cajita verde de pesca, como aquella que anhelaba el personaje de El sueño, la obra de teatro de Strindberg. Para él, su mayor deseo es que la vida le conceda una de esas cajas verdes en las que los pescadores guardan la carnada, el hilo y los anzuelos y así, transcurren sus días lentamente mientras suplica a los dioses que se apiaden de él y le concedan su tan ansiado deseo. Tal es su insistencia que finalmente, cuando su vida toca ya a su fin, los dioses le ofrecen el presente. Y es entonces cuando el personaje, viejo, maltratado por la vida y por aquel anhelo que se ha visto permanentemente incumplido, se acerca al proscenio, observa durante un buen rato la cajita y luego, con una insondable tristeza, casi insoportable, exclama: “No era este verde”.

Quizás, en días como hoy, diría que en la vida todo es cuestión de que sea ese verde. Las ilusiones, con esos detalles maravillosos que solo pertenecen a las ilusiones, nos pesan demasiado. Es fácil perderse en ensoñaciones y pasar la vida imaginando cómo sería si tuviéramos, si hiciéramos, si viviéramos… y el laberinto de los condicionales no se acaba nunca. Soñar es gratis, ya lo dicen. Lo que no lo es, es equivocarse de sueño.

Últimamente pienso mucho en esta obra que es casi una fábula y me da miedo pensar que tal vez a muchos de nosotros nos pudiera pasar lo mismo -a mí la primera-. Llegar al final de la obra, conseguir, como decía Bukowski, llegar a la sonrisa perfecta, tener nuestro más preciado tesoro, y mirar perplejos a un auditorio mudo y solo ser capaces de lamentarnos: “No, no era este verde”.

 

3 Comentarios
  • Maika
    febrero 5, 2013

    Sí, es posible que eso ocurra, pero siempre se puede pintar la caja de nuevo. Si perdemos los sueños ¿qué nos queda?

  • Rai
    febrero 12, 2013

    … nunca es ese verde.

    (Me gusta tu blog, te iré visitando, si no te parece indiscreto.)

    • Laura Ferrero
      marzo 14, 2013

      ¡Mil gracias por tus palabras Rai!

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *